lunes, 11 de mayo de 2015

El jardinero y la flor

Cuentan que en cierta ocasión, frente a una huerta un caballero pasó y aunque absorto en sus pensamientos, de pronto se encontró con los ojos de una dama que allí sentada contemplaba el atardecer; ambas miradas se cruzaron y una chispa de luz se encendió, para iluminar el escenario de dos almas que buscaban la platea para actuar en la obra que les pedía el corazón. Fue así como aquel hombre se vistió de jardinero pues como a una flor a la dama percibió, y ella a su propuesta, no se resistió, por lo que ambos aceptaron vivir la experiencia, que para ellos la vida les ofreció y sin más preámbulos, el telón sencillamente se levantó, dando inicio a la presentación, donde no habían espectadores, ni tampoco un director, solo un jardinero y una flor. La interpretación era tan buena que los personajes se fusionaron con su actuación hasta perder la noción del tiempo y espacio que tenían para la ejecución; y cómo no envolverse en esa magia si aquel actor puso tanto esmero, que la dama se olvidó de la escena y en planta se convirtió, para aceptar las atenciones que su cuidador le brindaba, mientras ella le regalaba el aroma que de sus pétalos brotaban, aunque ella sabía que un día el telón bajaría y el final de la obra marcaría la brecha entre la realidad y la fantasía, no se resistió a vivir la ilusión que su ser envolvía.

Llegó el momento en que el caballero su camino debía seguir pero no le resultaba fácil concluir su actuación y solo se le ocurrió decir: “ser jardinero es una labor maravillosa y sin duda es usted mi bella dama una hermosa flor que merece especial atención, pero la verdad es que yo… yo jardinero no soy” y terminando de decir estas palabras, se desprendió del traje que usó en su actuación, y con un dejo de tristeza le dio un beso a la flor para que ella también pudiera retomar su condición. Se apagaron las luces que señalaban el final de la obra, mientras los bastidores cubrían el ambiente donde se presentó una función, una función para soñadores, que creyeron en el embrujo del amor y el poder de la imaginación.

Ha pasado el tiempo y aun él no sabe si en verdad no es jardinero y ella si ha dejado de ser una flor.

Sabes que quiero de ti

Quiero un compañero para caminar
por la senda que aún me falta por andar,
quiero a un amigo en quien me pueda refugiar
cuando las penas del alma me pretendan atacar.
Quiero a un hombre sereno y de gran humanidad
para vencer a su lado, el temor a sentir soledad,
y que con amor sincero mi libertad sepa respetar
Sin que la duda en su mente, espacio pueda hallar.

En su pecho tibio, la gloria deseo sentir
como una niña que al amor comienza a descubrir,
para alcanzar el sueño que en su almohada ha ocultado
y que al amanecer en primavera, el otoño lo vea transformado.
También al anochecer cerquita de él deseo estar
Para contemplar juntos, la luna y el espacio sideral,
posando mi cabeza en su hombro singular…
esperaré el ocaso que sin duda ha de llegar.

miércoles, 11 de junio de 2014

Vive y Sueña

Despierta mi alma y con ella mi corazón lanza un suspiro al viento para atrapar rayos de sol que iluminen mi ser, mientras pienso en lo bonito del amor, un sentimiento que nos lleva a construir castillos en el aire y a imaginar casitas de chocolate, como también a creer en el país de nunca jamás, un lugar donde se puede soñar, donde todo es real y posible, donde puede creer que campañita se enamora de Peter Pan  y se transforma en una chica normal para amarlo sin tener que enfrentar los límites del tiempo ni los parámetros de una sociedad que se ha olvidado de amar.

Por eso vive intensamente con los pies en la tierra pero sin dejar de soñar pues solo así las estrellas podrás alcanzar.

miércoles, 15 de enero de 2014

Educador


Educador es aquel que sabe tallar
Diamantes en bruto con maestría sin par.
Un mago o quizás un soñador, que
Construye senderos que al saber van a dar.
Atrapa estrellas para iluminar,
Días oscuros que sus alumnos han de transitar.
Orgulloso de la misión que en sus manos está
Recibirá los honores que ha sabido cultivar.




viernes, 27 de diciembre de 2013

Cree en la Navidad



 Cree en la Navidad
 y  deja que Jesús nazca en tu corazón,
 prepara un pesebre, con infinito amor
 para que diciembre sea tiempo de perdón
 abriendo así, un  espacio a la reconciliación.

Al grande y al chico cariño has de ofrecer,
 regalando abrazos y sonrisas por doquier,
 al niño enfermo y al anciano triste también
 como hizo el Mesías que nació en Belén.

Eleva tus ojos al cielo y toma una estrella
que alumbre la penumbra en las noches de pena;
aguarda al sol que con el alba pronto vendrá
trayendo a los seres, esperanza y prosperidad.




sábado, 2 de noviembre de 2013

la mariposa y el capullo


           Recorriendo los valles de mi pueblo pude observar a una mariposa de frágiles alas y vistosos colores, danzando entre los arbustos, recolectando matices para colorear atardeceres de sombra, a quienes la penumbra se los ha robado o para adornar la estancia donde cultiva sus propios sueños y la esperanza se anida, mientras la noche tiende su manto de estrellas, estrellas que pueden estar ocultas entre las nubes o espléndidamente visibles. En ocasiones ella voló y se posó sobre los pétalos de un capullo, para platicar de la luna llena, del sol al amanecer o del sonido de la lluvia, a la vez él le brindaba sus colores para retocar sus alas, en otras la impulsaba para que pudiera volar, le ofreció aliento para respirar el aroma tenue de la primavera, también en algún momento abrió sus pétalos y la dejó entrar para que libara su néctar y su sed calmara, igual compartían sus experiencias por otros caminos y sus vivencias particulares, hasta que un atardecer, tomados de las manos se mezclaron con la briza del prado verde donde un día se encontraron, dejando que con una sutil fragancia un pacto de amor, allí quedara. El tiempo ha pasado y ahora se miran en lontananza con miles de preguntas en su ser, haciendo un giro de vez en cuando se observan de soslayo, manteniendo el brillo como los luceros que en la distancia en el firmamento se pueden ver. Ella es mariposa y su vuelo tan alto no puede sostener, él es capullo y su naturaleza muchos procesos tendrá que resolver, por lo que sin romper su alianza cada uno su paso en paz ha de mantener.

          Cuán difícil o incompresible la vida puede ser, sin embargo cuan hermosa la podemos percibir cuando descubrimos que formamos parte de un complejo pero maravilloso universo que Dios ha creado, dándonos la oportunidad de disfrutar cada momento, tan intenso como efímero, y que incluso puede ser tan eterno, cuando descubrimos que podemos conservarnos conectados en el espíritu con esos hilos de plata indestructibles , que hacen del amor un muro inmenso e infranqueable , para resguardar nuestro ser de las pequeñeces de este mundo terrenal impidiendo que éstas puedan penetrar aquello que se eleva con su esencia hasta lo sublime.

domingo, 23 de junio de 2013

Si en busca del amor vas



Si el amor verdadero sales a buscar
es preciso ir despacito por la senda a transitar
pues el gran momento, su tiempo tomará
y solo de esta manera a tu puerta tocará.
Igual que una mariposa su vuelo no detendrá
hasta no saber dónde sus patitas posará,
si lo ves pasar tras él no has de correr
pues de ti sencillamente huir ha de querer.
Siéntate en paz a la vera del camino,
vive sin angustia, que sin forzarlo llegará.
Anidando en tus cabellos su hogar fijará
para dar a tu vida el sentido que esperabas hallar.
Prepárate con esmero cual personaje de cuentos,
camina sin prisa que el amor auténtico ha de venir,
ríe, sueña y confía que la dicha segura está
si has construido los cimientos, de tu felicidad